Huella de carbono: así es como podemos hacerle frente

Date27.10.2022
AuthorSvea Solar

No solamente cuando cogemos el coche para ir a trabajar, ponemos una lavadora o cargamos nuestro teléfono móvil, también cuando bebemos agua de una botella de plástico, consumimos aceite de palma o utilizamos desodorante en aerosol (entre otras muchas rutinas a las que no damos importancia) enviamos a la atmósfera una burbuja de gases contaminantes que se acumulan y provocan un exceso de calentamiento en el planeta

Estos gases nocivos que provoca tu vecino del quinto, la señora que pasea a su perro cada mañana en tu barrio o incluso tú y yo, aceleran el proceso del cambio climático a niveles inimaginables. ¿Y qué pasará si no tomamos las riendas de la situación y frenamos la emisión de gases? Podríamos llegar a una situación irreversible en la que nuestro planeta dejaría de funcionar como conocíamos hasta ahora.

Entonces, ¿qué es la huella de carbono?

Digamos que cualquier hábito que tengas que incluya una acción contaminante (como los que mencionábamos anteriormente) deja una huella (invisible a la vista, pero muy presente en el ambiente). Este indicador ambiental mide tanto las emisiones directas como indirectas de compuestos como el óxido de nitrógeno (N2O), el metano (CH4), los hidrofluorocarburos (HFCs), el hexafluoruro de azufre (SF6), los perfluorocarburos (PFCs) y, del más abundante y conocido: el dióxido de carbono (CO2). Precisamente por eso apareció el concepto huella de carbono.

Desde hace millones de años, la huella de carbono no ha parado de crecer y supone un altísimo porcentaje del impacto humano sobre el medio ambiente. Durante el 2021, las emisiones de COfueron de 4’99 toneladas por habitante frente a las 4’57 que se emitieron en 2020 (recordemos que ese año estuvimos limitados por el coronavirus y es posible que esa fuera una de las causas por las que la cantidad de gases emitidos descendiera).

Por el contrario, también existe un indicador de sostenibilidad que trata de medir el impacto que nuestro modo de vida tiene sobre el entorno, conocido como la huella ecológica.

En las imágenes que aparecen abajo, se puede observar la huella ecológica por persona. Se calcula dividiendo la huella ecológica total por el número de habitantes del país seleccionado. Para vivir de forma sostenible, la huella ecológica total debería que equivaler a la biocapacidad disponible por persona en nuestro planeta, que actualmente es de 1’6 hectáreas globales. Por lo que, si la huella ecológica de un país es de 6’4 hectáreas globales, sus ciudadanos están demandando cuatro veces los recursos y residuos que nuestro planeta puede regenerar y absorber en la atmósfera.

Tipos de huella de carbono: de empresa, de producto y personal

La huella de carbono de empresa hace referencia al impacto medioambiental de las actividades de una empresa. En este sentido, como para muchas empresas es difícil ser sostenible durante la fabricación de un producto, pueden compensar sus actividades de otra manera: utilizando energías renovables, abonando impuestos verdes, invirtiendo en proyectos medioambientales, etc.

La huella de carbono de producto incluye todas las emisiones directas e indirectas producidas a lo largo del ciclo de vida de ese producto, desde la extracción de la materia prima, el uso por parte del consumidor y la gestión de su residuo. Por ejemplo, la huella de carbono de unas placas solares nunca será cero, ya que debemos tener en cuenta su producción, sus materiales o el reciclaje de sus piezas.

La huella de carbono personal es el resultado de las actividades de un individuo que tienen impacto en el medio ambiente. Es importante saber calcular tu propia huella de carbono, ya que a partir de ese momento vas a poder cambiar todos esos hábitos que no sean sostenibles. 

¿Cómo calcular mi huella de carbono?

Hay que tener varios factores en cuenta para poder calcular tu huella de carbono anual. Entre ellos están:

  • Estilo de vida y consumo. Es decir, tu alimentación o gestión de residuos, por ejemplo.
  • Casa y energía. En este caso, afectaría el tipo de vivienda, su superficie, el número de convivientes, la cantidad de energía utilizada (electrodomésticos, calefacción, etc.).
  • Transporte. Qué tipo de transporte utilizas, privado (coche propio), público (autobús o metro) o sostenible (bicicleta) y con qué frecuencia.

Hoy en día, con todas las herramientas que ofrece Internet de manera gratuita, es muy fácil calcular tu huella de carbono. La mayoría de estas calculadoras se basan en estándares internacionales como el Greenhouse Gas Protocol, que realizan el cálculo a partir de la fórmula: Dato Actividad x Factor Emisión.

La imagen superior pertenece a la página web Global Footprint Network, en la que simplemente respondiendo a una serie de preguntas acerca de los tres factores mencionados anteriormente (estilo de vida, casa y transporte) se calcula automáticamente tu huella de carbono.

¿Cómo reducir la huella de carbono?

Reducir la huella de carbono requiere un compromiso con el medio ambiente, no se trata de ser sostenible por un día. Desde Svea Solar te proponemos varias acciones que puedes incluir en tus hábitos de una manera fácil e inmediata:

  • Apuesta por un consumo responsable, basado en productos de proximidad y sostenibles. Siempre puedes montar tu propio huerto urbano.
  • Reduce el consumo de carne.
  • Utiliza medios de transporte más sostenibles. Puedes optar por el medio de transporte público o un vehículo híbrido/eléctrico.
  • Disminuye la cantidad de residuos. Reutiliza tus envases, recíclalos y tíralos al contenedor correspondiente.
  • Adquiere electrodomésticos eficientes.
  • Utiliza bombillas de bajo consumo.
  • Regula los sistemas de calefacción y aire acondicionado.
  • Opta por las energías renovables. En la actualidad, existe varias opciones que pueden adaptarse a tus necesidades.
  • Conciénciate a ti mismo y a la gente de tu alrededor sobre la importancia de reducir la huella de carbono.

¿Qué te ofrecemos en Svea Solar?

En Svea Solar somos profesionales de la energía solar fotovoltaica: te asesoramos desde el inicio y durante todo el proceso, instalamos placas solares y ofrecemos complementos como la batería solar o el cargador de coches eléctricos Wallbox. 

Nuestro objetivo como empresa es llegar a vivir en un planeta sostenible y concienciado sobre la importancia del medio ambiente y de cómo impactamos en él.

¿Tienes alguna duda? ¡Ponte en contacto con nosotros a través de este formulario!